Envíos gratis a partir de $150,000 COP.

¿Piel seca o piel deshidratada? ¡Te contamos las diferencias!

Sabemos que definir cuál es nuestro tipo de piel no es una tarea fácil: son muchas categorías y algunas se parecen mucho entre sí. Dos de las categorías más parecidas son, tal vez, la piel seca y la piel deshidratada. ¿No son lo mismo? ¿No se sienten ambas tirantes y resecas, con pequeñas grietas? ¡No! De hecho, verás que reconocerlas no es tan difícil como piensas y que son dos categorías muy diferentes. Por eso, en este blog queremos contarte cuál es la diferencia entre estos dos tipos de piel, qué las ocasiona y cómo tratar cada una de ellas.

¿Qué es la piel seca?

La piel seca es un tipo de piel, al igual que la piel grasa o mixta. Se caracteriza porque le falta aceite en su superficie. Las personas con piel seca usualmente tienen parches de piel escamosa visible, suelen ser sensibles a las temperaturas extremas y las líneas finas y arrugas son más visibles. La ventaja de este tipo de piel es que no se brota, no sufre de acné y sus poros se ven cerrados.

¿Qué ocasiona la piel seca?

La piel seca no es una condición de la piel que dependa de factores externos sino que nacemos con ella, al igual que las personas que nacen con la piel con tendencia a grasa. Esto quiere decir que nada la ocasiona: ¡nacemos así!

¿Cómo debo tratar la piel seca?

Si tienes piel seca, debes elegir un limpiador con un pH bajo que no elimine los aceites naturales de tu piel, este es nuestro producto estrella para la piel seca.  Puedes incorporar en tu rutina serums y cremas hidratantes que nutran tu piel y le devuelvan su elasticidad, con ingredientes como péptidos, ceramidas, propóleo, etc. También puedes usar aceites faciales no comedogénicos. ¡Ayudarán a reponer los aceites que le hacen falta a tu piel y que son fundamentales para mantener una barrera cutánea saludable!

¿Qué es la piel deshidratada?

La piel deshidratada es una condición que puede afectar a cualquier tipo de piel, sin importar si es grasa, mixta o seca. Cuando la piel está deshidratada, significa que le hace falta agua, tanto interna como externamente. La piel deshidratada luce opaca, pálida y cansada. Puede sentirse adolorida, sensible y, en algunos casos, puede arder, verse roja, irritada y tener una textura áspera y escamosa.

¿Qué ocasiona la piel deshidratada?

Hay varios factores, tanto internos como externos, que pueden llevar a que nuestra piel se deshidrate. Internamente, si nuestro cuerpo no está bien hidratado, nuestra piel tampoco lo estará. ¡Recuerda que la piel es un reflejo de lo que ocurre en nuestro interior!

También es muy común que nuestra piel se deshidrate por usar productos muy fuertes o irritantes, como ácidos AHA o BHA en altas concentraciones o productos con alcoholes nocivos. Esto le ocurre con más frecuencia a las pieles con tendencia a grasa. A veces, por querer deshacernos de exceso de grasa que produce nuestra piel, la sobreexfoliamos y la deshidratamos. Como resultado, nuestra piel sentirá que hemos eliminado todos sus aceites (incluso los beneficiosos) y los producirá en exceso. ¡Terminarás con una mayor producción de grasa! Por eso, si tu piel tiene esta tendencia debes tener mucho cuidado y usar productos que regulen la producción de sebo, pero que no la deshidraten.

Otros factores importantes que pueden deshidratar nuestra piel son fumar, beber alcohol, consumir mucha cafeína o mucha sal. Nuestro consejo: come con tu piel en mente.

¿Cómo tratar la piel deshidratada?

En este caso, asegúrate de mantener el cuerpo hidratado tomando suficiente agua y cuida tu alimentación. Busca ingredientes que le devuelvan a tu piel la humedad que necesita, como el aloe vera, la centella asiática o la baba de caracol. Preferiblemente elige productos a base de agua y no de aceite. Dado que la piel deshidratada es una condición de la piel que suele volverla muy sensible, busca un limpiador facial libre de sulfatos, ya que será mucho más suave para tu piel. Tu ingrediente estrella: el ácido hialurónico. ¿Sabías que una molécula de ácido hialurónico puede retener hasta 1000 veces su peso en agua? ¡Ahora imagínate lo que puede hacer por la hidratación de tu piel!

¿Ves? No son tan difíciles de reconocer. En resumen: a la piel seca le hace falta aceite y a la piel deshidratada le hace falta agua, por lo cual se tratan de manera diferente. ¡Esperamos que hayas aprendido mucho y que este artículo te ayude a identificar cuál es tu tipo de piel! Recuerda escribirnos si tienes alguna duda sobre este tema.

Si te gustó, lo puedes compartir en tus redes sociales o también con tus amigas. ¡El conocimiento compartido siempre será mejor!

¿Tienes algún tema del que quieras que hablemos en próximas publicaciones? Puedes escribirnos a este correo: natalia@chokchokskin.co

¡Gracias por leernos!

¿Tienes dudas? Escríbenos

Dale clic en el ícono para abrir la conversación por cada medio. 

Leave a Reply